Archivo de la etiqueta: Primera declinación

Ejercicios de traducción I (nivel básico).

Si estáis empezando con el latín y con las traducciones, aquí os dejo un vídeo en el que se analizan y traducen varias oraciones. Intentadlo primero vosotros y veréis lo fácil que es. Aquí os dejo las oraciones:

– Agricola cervam captat.

– Nauta puella amat.

– Regina nauta laudat.

– Puellae reginam amat.

¡Ánimo!

Anuncios

Adjetivos de tres terminaciones II.

En los adjetivos en -er, la e aparece como en los sustantivos: en unas ocasiones en toda la declinación, por ejemplo, liber, libera, liberum (como puer, pueri) y en otras, sólo en el nominativo y vocativo, por ejemplo, pulcher, pulchra, pulchrum.

He aquí los adjetivos más corrientes en los que se mantiene la e: asper, aspera, asperum, áspero; miser, misera, miserum, mísero; tener, tenera, tenerum, tierno.
El adjetivo dexter presenta indistintamente los dos tipos: dexter, dextera, dexterum o bien dexter, dextra, dextrum, derecho.

Si queréis un pdf con todo lo explicado en estas entradas y en los vídeos, podéis encontrarlo aquí.

Aquí os dejo los dos vídeos que faltan. Disfrutadlos.


Primera declinación: rosa – rosae.

He incluído en el título el paradigma que a todos nos han hecho aprender cuando empezábamos a estudiar latín. Una característica de la lengua latina es que se declina, es decir, tiene diferentes casos y cada caso corresponde a una función dentro de la oración. Para que se entienda mejor: en castellano usamos preposiciones (o la ausencia de ellas) para establecer la función de cada palabra dentro de la oración: el sujeto, el complemento directo, el complemento indirecto o los complementos circunstanciales. Todos ellos están definidos por su relación con el verbo y cuál es el medio en esa relación. Un ejemplo: “de Madrid” es un complemento circunstancial de lugar, que indica procedencia, y todo eso lo sabemos gracias a la preposición. Pues bien, en latín, aunque existen algunas preposiciones, no tienen un papel tan preponderante como en la lengua castellana, de manera que son los casos los que establecen la relación que tiene esa palabra con respecto al verbo. Cada caso tiene una terminación (en algunos casos, como el nominativo y el vocativo se repiten) y es esa terminación y no otra cosa lo que establece su función: sujeto, complemento directo, complemento indirecto, complemento del nombre o complemento circunstancial.

En este primer vídeo vemos cómo se extrae la raíz para añadir la terminación y por fin declinar.

En este otro vídeo muestro de manera más completa cómo se declina. RECORDAD: la primera declinación es para sustantivos de género femenino. Todos los sustantivos de esta declinación son femeninos, salvo los nombres de profesiones específicamente masculinas (recordad que es una lengua muy antigua, así que el concepto nos puede chirriar, pero en latín es así) como NAUTA (marinero) o POETA (poeta). Creo que va todo explicado en el siguiente vídeo.

ACTUALIZACIÓN: Os dejo un enlace a un documento pdf con la primera declinación.